Vendimiar en nuestra viña de Santiorxo (Sober) es heroico. Por esa rústica escalera de piedras suben y bajan los culeiros, llençandose y vaciándose de uva cada septiembre.